Discovery Noticias
Discovery Noticias

Nuevos avances en la lucha contra la Malaria

Imagen: Kristian Peters/Creative Commons

La droga que se utiliza para combatir la Malaria se extrae de una parte de una planta denominada Artemisia Annua. Un estudio reveló que el uso de toda la planta podría ser aún mejor.

La Artemisinina es el mejor fármaco antimalaria conocido en la actualidad, y es extraída del ajenjo de la planta Artemisia Annua. El estudio realizado por la Universidad de Massachusetts Amherst en conjunto con el Worcester Polytechnic Institute, reveló que secar las hojas de la planta podría ser más eficaz que purificarla, transmitiendo 40 veces más droga a la sangre y reduciendo el nivel de infección parasitaria, según los exámenes que se realizaron en roedores.

La Malaria es una enfermedad que mata e incapacita a millones de personas cada año, y es provocada por parásitos pertenecientes al género Plasmodium, trasmitidos por los mosquitos cuando pican. Existen varias especies de parásitos, pero tan sólo cinco de ellas infectan a las personas.

Todas actúan de la misma manera: un mosquito infectado pica a una persona y transmite el parásito a su sangre. Una vez allí, el Plasmodium viaja hacia el hígado, donde invade a las células, madura y se multiplica. Cuando abandona el hígado y el parásito vuelve al torrente sanguíneo, infecta a los glóbulos rojos multiplicándose nuevamente. Durante este proceso, el paciente padece fiebre como consecuencia de la destrucción de los glóbulos rojos.

El tipo de malaria más mortal se da por el Plasmodium Falciparum, y se produce principalmente en África. Los médicos tratan la enfermedad con una combinación de Artemisinina y drogas como la doxiciclina y la cloroquina, debido a que la malaria ha desarrollado resistencia a gran cantidad de medicamentos.

Las plantas de ajenjo no producen la mayor parte de la droga, por lo que hay escasez. En consecuencia, la combinación de la terapia es costosa, especialmente para las personas viviendo en países en vías de desarrollo donde la Malaria es una enfermedad común.

Por otro lado, la planta contiene muchos químicos además de la Artemisinina que pueden ayudar a derrotar al parásito. El ajenjo, por ejemplo, tiene flavonoides que tienen propiedades contra la malaria. Sin embargo, los flavonoides son sólo un grupo de los cientos de productos químicos en el ajenjo, muchos de los cuales aún no se conocen.

La complejidad de los compuestos en la planta también puede hacer que sea más difícil para el parásito de la malaria desarrollar resistencia.

Mientras que por el momento los resultados no pueden trasladarse a los seres humanos, en las pruebas con roedores el tratamiento utilizando la planta en su totalidad redujo el número de parásitos en la sangre – más que la droga purificada- aunque el efecto cayó luego de 72hs. Es posible que si la terapia se aplica en los seres humanos, se requieran múltiples dosis. De cualquier manera, si este fuera el caso y las plantas pueden ser cultivadas localmente y utilizarse en su totalidad, significaría una reducción significativa de los costos del tratamiento y un avance importante en la lucha contra esta enfermedad.

Déjanos tu comentario

Notas relacionadas

Subir