Discovery Noticias
Discovery Noticias

Cómo el color del recipiente afecta el gusto de tu comida

Mucho se ha hablado sobre el material de los recipientes que utilizamos para las comidas o bebidas, dado que sus características físicas pueden influir en la percepción del sabor. Para algunas personas un mismo líquido puede saber diferente si se ingiere desde un vaso de vidrio o de plástico. Lo mismo ocurre con los platos y cubiertos, que según sus formas y texturas pueden condicionar las sensaciones que produce el alimento.

¿Pero qué sucede cuando dos recipientes tienen la misma forma y material pero son de distinto color? Según los expertos, este aspecto también puede condicionar el gusto de la comida al realzar algunos atributos como el sabor y el aroma.

Según un estudio realizado por los investigadores Betina Piqueras-Fiszman y Charles Spence, de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y la Universidad de Oxford, nuestros sentidos también aprecian de manera diferente el sabor cuando varía el color del recipiente. La pareja realizó un experimento sobre 57 participantes que debieron evaluar muestras de chocolate caliente servido en cuatro tazas del mismo formato pero de distintos colores, variando entre blanco, crema, rojo y naranja con el interior blanco.

Los resultados, publicados en la revista Journal of Sensory Studies, demuestran que a los voluntarios les gustó más el chocolate servido en la taza naranja y crema. Ellos sintieron modificado el sabor, y no tanto el dulzor y el aroma que apenas se vieron influenciados de acuerdo a las tonalidades. De manera similar, estudios anteriores demostraron que una mousse de fresa se siente más dulce e intensa en un plato blanco que en uno negro, que el limón tiene mejor gusto en un recipiente amarillo y que los refrescos dispuestos sobre colores fríos como el azul producen la sensación de saciar más la sed. Por el contrario, si el líquido se encuentra en un frasco rosa genera una ilusión de mayor dulzura y empalago.

Colores y comidas, según estudios:

  • El sabor del chocolate caliente se percibe mejor en tazas color naranja y crema:
  • Una mousse de fresa se siente más dulce e intensa en un plato blanco;
  • El limón tiene mejor gusto en un recipiente amarillo;
  • Los refrescos dispuestos sobre colores fríos como el azul producen la sensación de saciar más la sed.
  • De acuerdo a Piqueras-Fiszman, estos resultados no indican qué colores hacen más gustosos a los alimentos, sino que eso varía de acuerdo a la comida o bebida que se trate. La novedad del estudio es que además de las texturas, formas y materiales, los colores en los recipientes influyen en la sensación y el gusto que produce la comida. La diferencia radica en que la sensación que genera el color deriva solamente de una ilusión visual, y no del tacto que puede causar uno u otro material. Por ejemplo, en lo que refiere a los cubiertos, es más bien un efecto fisiológico y genera una ilusión conocida como “transferencia de sensación”.

    En términos de Piqueras-Fiszman, no es que nos dejemos manejar por las ilusiones sino que ellas no pueden controlarse porque interactúan con los sentidos y todos ellos forman parte de una construcción del cerebro. Por último, la investigadora agrega que este tipo de datos pueden ayudar a los chefs a utilizar las ilusiones o efectos para transmitir determinado sabor o sensación.

    ¿Ustedes sienten que el color de los recipientes modifica el gusto de su comida?

    Déjanos tu comentario

    Notas relacionadas

    Subir