Discovery Noticias
Discovery Noticias

Avanza proyecto para comercializar pescado transgénico

Por Paula Rizzi.

Probablemente muchos de nosotros hemos escuchado hablar sobre los vegetales genéticamente modificados, como el caso de la soja manipulada para hacerla resistente a herbicidas de amplio espectro. Pero lo que no muchos saben es que la ingeniería genética avanzó a tal punto que se propuso crear peces transgénicos y así asegurar la comercialización y el consumo de algunas especies que se encuentran al borde del colapso.

Tal es el caso del salmón, que buscan convertirlo en el primer animal genéticamente modificado para consumo humano. Si bien desde hace más de 20 años científicos estadounidenses trabajan para la firma Aquabounty desarrollando esta especie, en las últimas semanas la Agencia de Alimentación Norteamericana (FDA, por sus siglas en inglés) manifestó que su consumo no posee riesgos para la salud, lo que implica un paso más hacia su incorporación en el mercado.

Este ejemplar, conocido como AquaAdvantage Salmon ha sido manipulado introduciendo genes de otras especies con el fin de que se reproduzca más, crezca rápido, sea resistentes a las enfermedades e incluso soporte mejor el frío. Así, contiene un gen del salmón gigante, que regula la producción de la hormona del crecimiento, y un interruptor genético que le posibilita producir esta hormona todo el año. Esto permite que aumente su tamaño entre dos y tres veces más rápido que la especie en estado natural.

Para los defensores de esta técnica, la ingeniería genética en el salmón y otros peces permitiría incrementar la producción acuícola y así hacer frente a los pronósticos que vaticinan un futuro sin estas especies. De acuerdo al informe Estado mundial de la pesca y la acuicultura 2012 de la FAO “la mayoría de las poblaciones de las diez especies más capturadas, que representan en total en torno al 30 por ciento de la producción mundial de pesca de captura marina, están plenamente explotadas y, por lo tanto, no hay posibilidad de incremento de la producción, mientras que algunas poblaciones están sobreexplotadas y el incremento de su producción solamente sería posible con la entrada en vigor de planes de reconstrucción eficaces”. Ante este panorama, algunos científicos entienden que la alteración genética podría ser la solución para frenar la sobrepesca en los océanos.

Sin embargo, dadas sus particularidades este proyecto también ha encontrado una buena cantidad de detractores. En su serie de informes sobre el desarrollo de peces transgénicos, la organización ambientalista Greenpeace alerta que las especies modificadas representan una amenaza para las poblaciones naturales de salmón: “Utilizando modelos computarizados, los científicos demostraron que tan sólo 60 peces transgénicos en una población de 60 mil individuos provocarían la extinción de la población en 40 generaciones”. El problema es que a pesar de criarse en tanques cerrados estos ejemplares pueden escaparse de las granjas piscícolas y así mezclarse con las especies silvestres, alterando el equilibrio ecológico.

Por el momento no se sabe a ciencia cierta si se permitirá o no la introducción al mercado de este tipo de peces. Aquabounty espera su aprobación desde 1995 y la FDA ya ha realizado una declaración positiva. Restan esperar 60 días de alegatos para que la agencia emita su evaluación final.

Peces transgénicos: ¿solución o problema? Cuéntanos en los comentarios.

Déjanos tu comentario

Notas relacionadas

Subir